15 Dic 2018

Objeciones a la Biblia

La Biblia es completamente infalible, no por causa del hombre, sino por causa de la obra del Espíritu Santo.
Por Pbro. Luis García

Objeción 1: La Biblia tiene errores, por lo tanto, no puede ser totalmente confiable ni la autoridad suprema para la vida del hombre.

Si damos un vistazo a la historia de la iglesia, nos daremos cuenta de que uno de los puntos donde el cristianismo ha sido atacado con mayor frecuencia e ímpetu es en relación con nuestra postura de la que la Biblia es la Palabra de Dios escrita. Muchos han objetado que esta declaración simplemente es una mentira más de la iglesia para someter y esclavizar a sus feligreses y han argumentado algo así:

• Premisa 1: El hombre es falible (se equivoca)

• Premisa 2: La Biblia fue escrita por hombres

• Conclusión: La Biblia es falible

Y ofrecen como ejemplos los siguientes pasajes:

• Sal.113 (¿salida y ocaso del sol es científicamente preciso?)

• Génesis 15:13 vs. Éxodo 12:41 (¿400 años o 430 años?)

• Mateo 2:6 vs. Miqueas 5:2 (¿Por qué no hay exactitud en cita?)

Ante este argumento la iglesia no puede quedarse callada, hemos de levantar la voz y defender que las Escrituras sí son de origen divino. Pero ¿cómo?…

Definiendo conceptos

1) Revelación especial

En Teología este concepto quiere decir que el Señor se ha dado conocer a través de palabras (Hb.1:1), las cuales en ocasiones vinieron en forma de visiones (Isa.2:1), sueños (Jer.31:3-26), teofanías (i.e. “manifestaciones visibles de la presencia de Dios; Gen. 3:8, 16:17; Ex.3:1-4:17; 13:21-22) y en última instancia a través de la Palabra encarnada, es decir, a través de Cristo (Hb.1:2).

La importancia de la revelación divina es que, lo acepte el hombre o no, la revelación constituye la única razón y base por la que podemos saber que algo es verdadero. Como diría San Agustín de Hipona: “la revelación es necesaria para adquirir conocimientos objetivos.” En otras palabras, si Dios no se hubiera revelado, no tendríamos una epistemología verdadera; no tendríamos la capacidad de saber lo que es bueno y verdadero, sólo habría un caos relativista y sin esperanza en toda la raza humana. Pero ¿cómo podemos acceder a esa revelación si las personas que la recibieron ya murieron?

La Confesión de Fe de Westminster, que es el documento que mejor resume la enseñanza de la Biblia, responde: “…le agradó a Dios en varios tiempos y de diversas maneras revelarse a sí mismo y declarar su voluntad a su Iglesia; y además, para conservar y propagar mejor la verdad y para el mayor consuelo y establecimiento de la Iglesia contra la corrupción de la carne, malicia de Satanás y del mundo, le agradó dejar esa revelación por escrito, por todo lo cual las Santas Escrituras son muy necesarias, y tanto más cuanto que han cesado ya los modos anteriores por los cuales Dios reveló su voluntad a su iglesia.” En otras palabras, podemos acceder a la revelación divina porque ésta quedó escrita. Sin embargo, ¿cómo saber si lo que escribieron es realmente lo que recibieron estos hombres por revelación? ¿No habrán cometido algún error o contradicho en algún punto?

2) Inspiración orgánica:

Este concepto en la Teología Cristiana hace referencia a la obra del Espíritu Santo mediante la cual influye en la persona entera, es decir, en la mente, voluntad y sentimientos del autor bíblico y usando las características humanas de éste (su contexto, sus talentos, su estilo, su lenguaje, etc.), lo guía soberanamente para que exprese las mismas palabras que Dios quiere. El resultado de esta supervisión e influencia del Espíritu sobre estos hombres es un registro escrito libre de errores y contradicciones.

Esta inspiración tiene las características de ser plenaria y verbal. Esto significa que todo lo que el Espíritu Santo inspiró es palabra de Dios, lo que quiere decir que desde la primera palabra que encontramos en Génesis (Bereshit) hasta la última palabra en Apocalipsis (Amen), todo es palabra de Dios; todo vino del soplo o aliento del Señor.

Es entonces esta obra del Espíritu Santo la que garantiza que lo que los hombres de Dios recibieron por revelación, mantuviera su exactitud y por ende su veracidad. De manera que podemos confiar que lo que tenemos en las Escrituras es la fidedigna revelación de Dios y no un testimonio humano y falible de la revelación divina como Barth creía.

3) ¿Es bíblico todo esto? ¿Qué dice la máxima autoridad sobre este tema?

«Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo» (2 Pe.1:2021).

«Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra» (2 Tim.3:15-17).

Considerando todo lo anterior, podemos decir lo siguiente:

• Premisa 1: El hombre es falible

• Premisa 2: El Espíritu Santo es infalible

• Premisa 3: El Espíritu Santo guio, supervisó y protegió (inspiró) a cada uno de los escritores humanos de la Biblia

• Conclusión: La Biblia es la Palabra infalible de Dios escrita por hombres inspirados.

¿Qué respondemos a los aparentes errores de la Biblia antes citados?

Wayne Grudem, que es un excelente teólogo reformado, comenta que la Biblia no deja de ser inerrante, es decir, verdadera por usar lenguaje ordinario en los temas de los fenómenos naturales, las aproximaciones en las medidas y el redondeo de números en
algunos contextos. Con esto en mente, podemos ahora entender lo que está sucediendo en los pasajes «problemáticos».

• Sal.113 (¿salida y ocaso del sol es científicamente preciso?)

Solución: El autor, como la mayoría de nosotros lo hace, está expresándose de forma ordinaria y no científica. Específicamente, el salmista está utilizando lenguaje fenomenológico, es decir, lenguaje en el que describe lo que ve desde su punto geográfico y lo que él percibe es el sol saliendo y el sol ocultándose (¡lo cual es verdad, aunque no sea científicamente preciso!)

• Génesis 15:13 vs. Éxodo 12:41 (¿400 años o 430 años?)

Solución: Una herramienta que los antiguos autores bíblicos usaban en ocasiones era la del redondeo de números. En otras palabras, lejos de haber alguna contradicción en estos textos, lo que tenemos es a Moisés redondeando los años que duró la esclavitud en Egipto de 430 (número exacto) a 400 años (número redondeado)

• Mateo 2:6 vs. Miqueas 5:2 (¿Por qué no hay exactitud en esta cita?)

Solución: La Biblia tampoco deja de ser inerrante por incluir citas libres o aproximadas. Recordemos que el concepto de exactitud en una cita es algo reciente. En los tiempos bíblicos una cita era considerada totalmente válida, tan solo con incluir la idea correcta del autor, o sea, la sustancia de lo que la persona había dicho.

El punto de todo esto es aclarar que la inerrancia bíblica no se ve afectada por estos elementos que la Biblia contiene, ya que la cuestión no es la precisión científica de los acontecimientos, sino la veracidad de los que se dice. El problema sería si la Biblia dijera algo falso, en ese caso, tendríamos que abandonar la creencia de que la Biblia es inerrante. Las buenas noticias es que eso no ocurrirá, ya que todo lo que la Biblia dice es verdad, aunque no necesariamente sea dicho con un alto nivel de precisión en ciertas áreas.

Conclusión

Como podemos ver, la Biblia es completamente infalible, no por causa del hombre, sino por causa de la obra del Espíritu Santo. Recuerda, la inspiración del Espíritu sobre aquellos hombres es la razón por la que la Escritura es verdaderamente la Palabra de Dios. Y en relación con todas demás supuestas contradicciones, éstas pueden solucionarse aprendiendo más sobre la naturaleza de la Biblia y especialmente aplicando los correctos principios de interpretación al texto bíblico (hermenéutica y exégesis bíblica).

Licenciado en Sagrada Teología del Seminario Teológico Presbiteriano San Pablo de Merida, Yucatan y profesor del mismo desde el 2015 en las areas de Biblia y Teología. Pastor ordenado por la Iglesia Nacional Presbiteriana de Mexico desde el 2015 y autor del libro Post tenebras, lux: Recobrando la doctrina reformada. Puedes seguir su contenido en https://www.facebook.com/SoliDeoGloria8/

Otros artículos

Devocionales

Westminster Para el Alma

Las confesiones de la iglesia son el encuentro de la teología, la historia y la piedad.

Nota Informativa:

Estimado lector:

El siguiente comunicado es para recordar que nuestro sitio web esta en proceso de actualización, por lo que solicitamos sus oraciones.

Esperamos concluir el proceso en Octubre 2020, por lo que en el transcurso puede experimentar inoportunos cambios en el formato.

Si necesita alguna asistencia, no dude en contactarnos.