22 Ago 2020

Leyendo Estéticamente

Por Lic. Victor Zaldaña

Apreciando la Belleza Literaria de la Escritura

¿Alguna vez te has sentido abrumado por la majestuosa belleza de una obra de arte? Tal vez no eres una persona que se incline tanto por las pinturas, pero ¿Qué tal con la música? ¿Alguna vez te has sentido sobre exaltado o embelesado por una canción que esta entre la lista de las “más escuchadas” en tu reproductor? 

Si la respuesta es un sí, probablemente hayas sido participe de lo que algunos han nombrado “el síndrome de Stendhal”. Verás, el escritor francés del siglo 19 Marie-Henry Beyle – mejor conocido como Stendhal – sufrió lo que algunos podrían considerar una “sobrecarga artística” al recorrer las calles de Florencia, Italia.  Luego de haber caminado por las calles de Florencia, admirando distintas obras de arte, el escritor comenzó a sentir algo extraño al llegar a la iglesia de Santa Croce. En su diario escribió:

 Cuando salí del porche de Santa Croce, fui atrapado con una palpitación feroz del corazón (ese mismo síntoma que, en Berlín, se conoce como un ataque de nervios); El manantial de la vida se secó dentro de mí y caminé con miedo constante de caer al suelo.”[1]

Luego de ser examinado, la condición fue registrada por la psiquiatra italiana Dra. Graziella Magherini en 1979. Ella había notado que muchas otras personas que habían viajado a la ciudad de Florencia por primera vez habían mostrado los mismos síntomas y todo por una “sobredosis de belleza”[2]. 

Todos nos hemos sentido “víctimas de una sobredosis de belleza” al menos una vez en nuestra vida. Tal es el caso de David que parece extasiado, pero no por cualquier obra de arte sino con la misma ley de Dios. El Salmo 119 es la porción más extensa de las escrituras, Charles Spurgeon afirmo que esta “oda sagrada era una Biblia en miniatura, las Escrituras condensadas…”[3] 

Es aquí donde vemos que el Salmista esta embelesado por la ley de Dios, hasta el punto de decir “!Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.” (Sal. 119:17). Pero mira más detalladamente a la forma en la cual el Salmo está construido, la verdad de que la “ley de Dios es maravillosa” no solo es expresada a través del contenido del Salmo mismo, sino que también es expresada a través de la estructura del Salmo. 

Deja que te explique un poco más. El Salmo 119 está escrito en formato de acróstico el cual es una composición literaria en la cual cada línea del texto inicia con una letra del alfabeto hebreo. El Diccionario Bíblico Mundo Hispano afirma: “El Salmo 119 es la demostración más trabajada del método acróstico donde, en cada sección de ocho versos, se usa la misma letra para comenzar, y las 22 secciones del Salmo van avanzando por el alfabeto hebreo letra tras letra.”

Por lo tanto, los autores bíblicos usando diversos recursos literarios comunicaron la verdad inspirada por Dios. Es así como la verdad de que “la totalidad de la ley de Dios es hermosa” se expresa no solo con el contenido del mismo Salmo sino con la misma estructura literaria del Salmo que emplea la totalidad del alfabeto hebreo para demostrar que la “totalidad de su palabra/ley de Dios es hermosa”. 

Así como es evidente que la Revelación Natural de Dios, es decir, la creación es bella, también es claro que su Revelación Especial, es decir, su Palabra es hermosa. Es por esta razón que Leland Ryken afirma que el hecho de que “la Biblia posea belleza artística y excelencia es algo indudable…”[4]

Para concluir, al estudiar un texto de las Escrituras, pregúntate o haz lo siguiente:  

  1. Desempolva tus antiguos libros de “Lenguaje y Literatura” y vuelve a familiarizarte con las diversas figuras y recursos literarios que alguna vez aprendiste. 
  2. Pregúntate ¿De qué manera está el autor bíblico utilizando diversos recursos literarios para enfatizar un mensaje específico? 

 

[1] StendahlNaples and Florence: A Journey from Milan to Reggio.

[2] Palacios-Sánchez, L. (2018). Stendhal syndrome: a clinical and historical overviewSciElO. https://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-282X2018000200120 

[3] Charles Spurgeon Collection: Spurgeon – C.H. – Tesoro de David (Treasury of David): 119a Salmo 119:1-32 

[4] Ryken, L., & Ryken, L. (2003). Words of delight. Grand Rapids, Mich.: Baker Book House.

 

Comentario Editorial

Aprobado para publicación. Programada 22 – Agosto 2020

Licenciado en Teología por parte de la Escuela Superior de Estudios Bíblicos y Teológicos Semper Reformanda. Escribe para «Coalición por el Evangelio» en español, Fe Reformada y Enviados México. También posee una Licenciatura en Comunicaciones Corporativas por parte de la Universidad Francisco Gavidia de El Salvador. Actualmente es miembro de la Iglesia Gracia Sobre Gracia en El Salvador y forma parte del Ministerio de Alabanza del mismo.

Otros artículos

Nota Informativa:

Estimado lector:

El siguiente comunicado es para recordar que nuestro sitio web esta en proceso de actualización, por lo que solicitamos sus oraciones.

Esperamos concluir el proceso en Octubre 2020, por lo que en el transcurso puede experimentar inoportunos cambios en el formato.

Si necesita alguna asistencia, no dude en contactarnos.