19 Abr 2020

Devocionales en familia: Salmo 23

Por Pbro. Luis García

DIOS, NUESTRO PASTOR

POR EDDIE LOPEZ

  • Leamos la Biblia: Salmo 46

1Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. 2Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; 3Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza. 4Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo. 5Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana. 6Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra. 7Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. 8Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra. 9 Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, Y quema los carros en el fuego. 10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. 11Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.

  • Cantemos con gozo: “El Señor es mi pastor”

El Señor es mi pastor, nada me faltará

El Señor es mi pastor en pastos delicados, Él me hará descansar

Junto a aguas de reposo, me pastoreará, confortará mi alma

Me guiará por sendas de justicia, por amor de su nombre.

  • Reflexionemos en la Biblia: Salmo 23

1Jehová es mi pastor; nada me faltará. 2En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. 3Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. 4Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. 5Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. 6Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

En la abundancia o en la escasez, en los tiempos de calma o en los tiempos de adversidad, ¿en qué o en quién está tu confianza? ¿Confías en el Señor o confías en alguien más?

David, en el salmo 23 está convencido que en quien debe confiar toda su vida es únicamente en el Señor. Él ha experimentado Su cuidado y provisión generosa e ilustra estas verdades usando dos imágenes, la de un pastor que cuida a sus ovejas y la de un anfitrión que ofrece un gran banquete a su invitado.

El Señor como pastor 

En aquel tiempo y en aquella zona geográfica el oficio de pastor era bastante común, su trabajo principal era cuidar a las ovejas, alimentándolas y protegiéndolas de diversos peligros.  Bajo sus hombros estaba el bienestar y la seguridad de ellas.

En aquella época, las personas o los pueblos solían relacionar el concepto de pastor con sus dioses y reyes. Sin embargo, para el salmista su pastor no es una deidad más, el declara con seguridad “Jehová es mi pastor” (v.1a). Su pastor es Yahweh, el gran YO SOY; aquel que no necesita de nada ni de nadie para existir porque existe por sí mismo, aquel a quien el tiempo no le afecta porque es eterno, aquel que no experimenta cambios porque es incambiable.

Puesto que Yahweh es su pastor, puede confesar confiado “nada me falta” (v.1b), es decir, tengo y tendré todo lo que necesito. Los versículos 2-4 explican qué significa exactamente esto.

  1. El Señor le brinda descanso, paz y sustento al salmista por medio de su Palabra, la cual es viva, eficaz y refrescante al alma sedienta y necesitada, tal como el pastor que lleva a sus ovejas a lugares de verdes pastos para que coman y descansen (v. 2a).
  2. El Señor le da fuerzas así como el pastor que conduce a sus ovejas hacia aguas tranquilas y frescas donde pueden ser reconfortadas al  saciar su sed. (v.2b-3a). Sí eres una oveja del Señor y en estos momentos, estas decaído, sin fuerzas y sin ánimo, El promete renovar tus fuerzas para que puedas enfrentar la vida con la seguridad de que Él está en control de todo.
  3. El Señor lo guía por la senda de vida correcta tal como el pastor que conduce a sus ovejas por caminos que van hacia la dirección adecuada (v.3b). Y lo hace “por amor de su nombre”, es decir, Yahweh conduce  al salmista por sendas de justicia porque  está comprometido con Su honor, porque desea traerse honra.
  4. Pero eso no esto todo, incluso en medio del “valle más oscuro” (v.4), su pastor va con él. Esta frase es una referencia a alguna situación peligrosa y difícil, el salmista expresa que  aun cuando se encuentre en medio de este tipo  de situaciones, él estaba seguro y no tenía temor alguno porque Dios estaba con él. Estaba convencido de que el Señor le brindaría protección con su poder soberano, así como el pastor protegía a sus ovejas ahuyentando a las fieras con su vara. Sin duda, teniendo al Señor como su pastor personal no le hacía falta nada porque Él lo cuidaba, le daba paz, le daba sustento espiritual, le daba aliento, le daba protección, incluso en las peores situaciones.

Lo maravilloso es que el pastor de David es también nuestro pastor. Mucho tiempo después este mismo pastor dijo a otra generación de creyentes: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (Jn.10.11). Jesucristo es nuestro pastor y la muestra más grande de su cuidado fue dar su vida por cada una de sus ovejas en la Cruz. Pero resucitó y antes de ascender prometió: “estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mt 28.20).

Los cristianos podemos vivir seguros porque tenemos a Jesucristo como nuestro pastor. Él nos cuidará de acuerdo con su voluntad y estará con nosotros para siempre. Así que, si estás pasando por algún momento de adversidad recuerda que tienes a un buen pastor que camino a tu lado en la alegría y en el dolor.

El Señor como  anfitrión

Yahweh no solo es como un pastor, también es como un anfitrión. La mención de la “mesa, aceite, copa y casa” (v.5-6) describe al Señor como alguien que ofrece un gran banquete al salmista en el contexto de una relación de pacto. En esta ilustración, lo unge con aceite como una forma de expresarle su hospitalidad, de demostrarle su disposición en bendecirlo y llena hasta rebosar su copa de vino, como una muestra de generosidad.

Todo esto indica que Dios es el proveedor de David; le brinda bendición y le expresa su generosidad porque tiene una alianza inquebrantable con él. Por eso no está preocupado de sus “angustiadores”; está seguro de que Yahweh lo cuidará y protegerá de ellos. De hecho, por esta misma razón escribe “ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida” (v.6).  Él está seguro de que la bondad y el amor fiel del Señor lo “seguirán” o estarán con él  todos los días de su vida.

Entonces podemos vivir seguros porque Dios nos cuida y porque Él es quien nos  provee generosamente lo que necesitamos. El hace cada una de estas cosas en el contexto de una relación de pacto. Sin duda su bondad y su misericordia son y serán derramadas sobre nosotros todos los días.

Ante esta inmerecida bendición debemos desear profundamente lo que David anheló, morar “en la casa de Jehová… por largos días”. Es decir, debemos de anhelar con intensidad vivir consagrados en la presencia del Señor.

  • Dialoguemos en grupo:

¿Cómo te ayuda saber que el Señor es tu generoso anfitrión?

Considerando lo estudiado ¿cómo podrías animar a algún hermano que se encuentra en la adversidad?

  • Oremos en familia:

Roguemos al Espíritu Santo que fortalezca nuestra confianza en el Señor.

Pidamos a Dios que la presente pandemia, según su voluntad,  se detenga pronto.

Licenciado en Sagrada Teología del Seminario Teológico Presbiteriano San Pablo de Merida, Yucatan y profesor del mismo desde el 2015 en las areas de Biblia y Teología. Pastor ordenado por la Iglesia Nacional Presbiteriana de Mexico desde el 2015 y autor del libro Post tenebras, lux: Recobrando la doctrina reformada. Puedes seguir su contenido en https://www.facebook.com/SoliDeoGloria8/

Otros artículos

La Salvación

Una Breve Anatomía del Evangelio

Una de las razones por las que muchos cristianos no comparten el evangelio, es porque tienen temor de fallar. Muchos temen no estar listos, o preparados para dicha tarea…

Nota Informativa:

Estimado lector:

El siguiente comunicado es para recordar que nuestro sitio web esta en proceso de actualización, por lo que solicitamos sus oraciones.

Esperamos concluir el proceso en Octubre 2020, por lo que en el transcurso puede experimentar inoportunos cambios en el formato.

Si necesita alguna asistencia, no dude en contactarnos.